in ,

LA REALIDAD VENEZOLANA HECHA EN REVOLUCION: Cuatro periodistas huyen de Caracas y se unen al exilio venezolano

Habían publicado reportajes donde denunciaban corrupción en la importación estatal de comida

Cuatro reconocidos periodistas se han unido al exilio venezolano, víctimas del cerco revolucionario contra el periodismo independiente. Roberto Deniz, Ewald Scharfenberg, Alfredo Meza y Joseph Poliszuk, reporteros y editores del portal Armando.info, han huido de su país tras ser acusados de “difamación agravada continuada” e “injuria agravada” por sus reportajes sobre la corrupción que envuelve a las bolsas CLAP de comida subvencionada, versión bolivariana de la libreta cubana de racionamiento.

“Estamos ante un hecho inédito, cuatro periodistas abandonando su país. Se trata de una demanda personal que nos puede llevar a prisión. No podemos someternos a semejante pantomima judicial, el riesgo es muy grande. Hemos vivido en carne propia el grotesco sistema judicial de nuestro país”, denuncia Alfredo Meza, quien junto a Scharfenberg también ejercía como corresponsal de ‘El País’ en Caracas. “Ante el acoso que estábamos sufriendo lo mejor era salir. Hasta que el último de nosotros no abandonó Venezuela no lo hicimos público”, añade Meza a ‘El Mundo’.

Estos dos periodistas, Deniz (quien firma los textos que han provocado la demanda) y Poliszuk, se reunieron ayer en Florida (EEUU), sopesando la reacción que su exilio ha provocado dentro y fuera de su país, una ola de solidaridad que ha superado sus expectativas. Los delitos de los que son acusados por el empresario colombiano Alex Saab, conocido contratista de la revolución nacido en la ciudad de Barranquilla, conllevan penas de prisión de dos a seis años.

Saab es el principal protagonista del reportaje ‘De Veracruz a La Guaira, un viaje que une a Piedad Córdoba con Nicolás Maduro’, publicado en septiembre del año pasado en el portal. En él se denuncian irregularidades en la importación estatal de alimentos, que involucrarían al propio dictador, Nicolas Maduro con Group Gran Limited. Esta empresa suscribió contratos con el estado venezolano valorados en 120 millones de dólares.

Las investigaciones de Deniz tuvieron como punto de partida las acusaciones realizadas por Luisa Ortega, fiscal general de la República, hoy en el exilio, quien aseguró que en el Ministerio Público contaban con las pruebas que relacionaban al primer mandatario con el polémico empresario. Ortega fue destituida en agosto, de forma ilegal, por la Asamblea Nacional Constituyente.

“Silenciar las denuncias de corrupción”

Al denunciante también se le considera cercano a la precandidata colombiana Piedad Cordoba, vieja aliada del chavismo quien además ha hecho público que cuenta con el respaldo de Caracas en su sueño presidencial. En la actualidad cuenta con el 2% de los votos, según las últimas encuestas.

Los supuestos vínculos de Saab fueron desmentidos ayer de forma tajante por el abogado Ammir Nassar, encargado de introducir la demanda en los tribunales caraqueños. “No tiene absolutamente ningún tipo de relación (con el presidente Maduro)”, aseguró el letrado en la emisora colombiana La W, insistiendo además en “que mi representado está limpiando su honra y reputación. Estamos ejerciendo una acción apegada a la ley donde exigimos que demuestren la veracidad”.

Nassar declaró estar “sumamente sorprendido” ante la fuga de los periodistas, mientras describía un nuevo cuento de Alicia en el país de las maravillas judiciales, inexistente en Venezuela. “Yo sí pienso que hay garantías judiciales en el país”, argumentó el abogado.

Una opinión que no es compartida por la mayoría, ni en Venezuela ni tampoco en Colombia. “Cuatro periodistas viven hoy el exilio obligado por una demanda introducida por Alex Saab, involucrado por irregularidades en la importación de alimentos que tocan al presidente Nicolás Maduro”, denunció el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa de Venezuela.

“En tiempo récord, los tribunales de Caracas engranaron la maquinaria judicial para silenciar las denuncias de corrupción por la importación de alimentos y admitir la demanda número 31 (contra 40 periodistas o directivos de medios) por difamación e injuria que se dio en Venezuela entre 2002 y 2017″, explicó en un comunicado el Instituto y Prensa Sociedad Venezuela (Ipys).

“Nos hubiera gustado llevar este proceso en Venezuela, pero las condiciones de la justicia, donde el Gobierno nunca pierde, hacen imposible servir de tontos útiles para que nos condenen, no tiene ningún sentido”, concluye Meza.

Aportado por Daniel Lozano.

Comentarios

What do you think?

666 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Written by venmi

La Comunidad Venezolana de Miami

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tendencias en Tecnología Gubernamental

TRISTE REALIDAD! Venezuela: vender el cabello para comprar pañales