in ,

Fernando Guzmán Mirabal: Necesitamos ser responsables.

El Gobierno Nacional, luego de la soberana estupidez cometida el 15 de enero, ante las unánimes críticas internas y las sanciones internacionales de la Unión Europea, ha respondido convocando elecciones en “el primer cuatrimestre del año”.

A pesar que el planeta en pleno ha declarado que desconocerá los resultados electorales a menos que se produzcan cambios significativos en el panorama electoral venezolano, que pasan por la sustitución de la Directiva de Consejo Nacional Electoral (CNE), que se permitan elecciones libres,  que no haya candidatos inhabilitados por el régimen entre otras exigencias; pero también que se desmonte el bodrio que significa la Asamblea Nacional Constituyente y demás organismos paralelos y se respeten las instituciones del Estado, cuyos miembros han sido electos, como la Asamblea Nacional, las gobernaciones y alcaldías.

Y aunque siempre hay los irresponsables que “brincan” para establecer posiciones adelantadas, en este caso el infame Henry Falcónquinta columna del gobierno, infiltrado en la oposición y junto a él, otros que se pavonean mostrando el plumaje, ya muy gastado por cierto, como Andrés Caldera, que oportunamente y luego de casi 20 años, rompe el silencio para defender las decisiones políticas de su padre; y así toda clase de aspirantes a la primera magistratura de la Nación que vociferan su deseo de ser presidentes.

Lamentablemente, este año se necesita de la gente responsable.

Primero se requiere que se produzcan los cambios necesarios para que las condiciones electorales sean favorables, no para la oposición ni para el gobierno, sino para el pueblo. Es éste el que necesita elecciones libres y con la directiva actual del CNE eso queda descartado. 

El Registro Electoral Permanente (REP), para nadie es un secreto, adolece de vicios que lo hacen inadmisible como una base de datos para una elección presidencial justa e imparcial. Hay personas inscritas varias veces en un mismo centro electoral, en varios centros electorales, tampoco se excluye a los difuntos. Además está la negativa a inscribir nuevos votantes y la negativa a permitir el voto a mas de cuatro millones de votantes que se encuentran en el extranjero.

Por supuesto, siempre están las viudas de los adecos y copeyanos de antaño, induciendo a la opinión pública, diciendo que ellos nunca han faltado a una elección, que no presentarse es ceder espacios, que el único beneficiado es el régimen, pero todo eso es una tremenda y gigantesca mentira.

Lo cierto es que son unos grandísimos irresponsables, que sabiendo que no tienen ninguna oportunidad de ganar le hacen el juego al narcorégimen; los métodos de unos y otros son los mismos, porque ellos son los mismos y aquí, no se por qué, recuerdo a Andrés Velásquez.

A la izquierda latinoamericana le ha faltado responsabilidad y eso le ha costado al continente su desarrollo; han malgastado sus enormes y abundantes reservas minerales, destruido su industria y con ello han cedido espacios en el comercio internacional; desde el populismo peronista en la Argentina, pasando por los gobiernos comunistas de Paraguay y Chile, la dictadura de 70 años del PRI en México y la sucesión interminable de dictaduras militares y gobiernos de izquierda en casi todos los países, para robar lo poco que había, donde Venezuela era la joya. Esa misma izquierda se encargó de importar lo peor que había en el continente y últimamente de todo el mundo.

Hoy los venezolanos paupérrimos son indeseables donde van. Ni en Panamá, Colombia o República Dominicana quieren recibir a sus coterráneos, devenidos en venezolanos, por sus malas prácticas y costumbres y modales poco edificantes.

La Venezuela actual está en las más desastrosas condiciones socioeconómicas derivadas de los casi 20 años de gobiernos de delincuentes, narcotraficantes, asesinos, ladrones, malandros, prostitutas, inútiles y toda clase de crápulas, civiles y militares, (también de izquierda),que además nacionalizaron e inscribieron en el REP a una universalidad de personas provenientes de Siria, Irán, Cuba, China, Rusia, que llegaron para mantenerlos en el gobierno.

Durante estos últimos 20 años, militares y civiles, todos han apostado siempre a que estirando la mano se agarra un cambur y se come en esta Tierra de Gracia con eterna primavera, que las riquezas de la tierra son inagotables y que por eso se puede robar y dilapidar a manos llenas, que ese venezolano mestizo, lambucio, desde su país de origen, se compra o se vende con o por poca cosa, lo cual garantiza la impunidad.

Pero esta vez han llegado muy lejos. La transmisión en vivo del uso de armamento de guerra ruso para someter a 7 personas que ya estaban rendidas, el brutal asesinato de los mismos con disparo de arma de fuego en la frente y la posterior destrucción de la vivienda en que cometieron los crímenes para acabar con las evidencias, es demasiado, incluso para la izquierda del mundo.

Europa, que es el otro continente donde la izquierda ha gobernado prácticamente sin adversarios, en algunos países con más probidad y tino que en otros, en pleno ha impuesto sanciones a los más altos funcionarios del narcorégimen, que se extienden hasta sus familiares cercanos y testaferros, e incluyen expulsión del territorio de la Unión Europea y congelamiento de bienes y cuentas bancarias, tal como los Estados Unidos y Canadá habían hecho con anterioridad.

Ello ocasionó la expulsión del Embajador de España en Venezuela, hecho que fue tratado con la reciprocidad del caso. Se espera en los próximos días la salida de otros embajadores y la expulsión de Europa de los embajadores del narcorégimen.

Hoy se requiere de la “unidad”, pero no esa unidad maliciosa que ha negociado a espaldas de los venezolanos en República Dominicana quien sabe que cosas. ¡No! Hoy se requiere de la unidad de conceptos básicos.

Ya no queremos el “mejor sistema electoral del mundo”: Queremos contar los votos manualmente uno a uno; en centros de votación custodiados por terceros imparciales, porque tampoco queremos a ningún cobarde vestido de verde oliva resguardándolos; queremos observación internacional; queremos que se respeten los resultados. 

Si para lograr eso hay que deponer al narcorégimen, pues que sea depuesto de una buena vez. Y si para deponerlo se requiere de ayuda internacional, pues que se avoquen unánimemente a solicitarla ya. Pero no pidiendo la ayuda para que no me la den.

El país requiere en este momento de firmeza y convicción porque la deuda social es demasiado grande. La apertura de un canal humanitario ya es un asunto urgente que no puede esperar mas tiempo.

Por ello coincido con las voces que nos señalan que el camino del voto, en este momento, es inútil e irresponsable, y por eso la oposición no podrá llevar candidatos y aquellos que se inscriban, como ese tal Falcón y cualquier otro, tengan la seguridad que no son de oposición.

Llegó el momento de ser responsables y hacer lo que el país necesita. ¡Es ahora!

Aportado por Fernando Guzmán Mirabal.

Comentarios

What do you think?

550 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Written by venmi

La Comunidad Venezolana de Miami

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Éxodo masivo de venezolanos hacia Colombia y Brasil

El dolor venezolano: Testimonio que da voz a miles de compatriotas.